1/2/2013

Lo que los babuinos pueden enseñarnos sobre la evolución de la paternidad

Babuinos "Chacma"

En 1838 Charles Darwin anotó en uno de sus cuadernos de trabajo una de sus frases más conocidas: “Si alguien fuera capaz de entender al babuino, haría más por la metafísica que Locke”. No sé si por la metafísica, pero los babuinos podrían hacer algo por entender mejor la evolución de la paternidad. Generalmente se tiene por cierto que la desaparición de la “incertidumbre paterna” es un evento más o menos reciente de la evolución humana, pero un estudio publicado en Behavorial ecology podría aportar algo de suspense.

De acuerdo con el trabajo de Elise Huchard y sus compañeros incluso los padres de los promiscuos babuinos son capaces de ayudar y mejorar la vida de sus hijos biológicos, a quienes aparentemente son capaces de reconocer. Hasta ahora las conductas paternalistas en otras especies de primates, como los macacos de Gibraltar, se explicaban porque en un grupo compuesto por varios machos promiscuos, cualquiera de las crías podría ser el hijo biológico de un macho. Aunque el cuidado paterno en general se da en especies monógamas, esto podría explicar la evolución de una conducta evolutivamente tan costosa como el cuidado paterno también en ciertos grupos promiscuos.

Lo que distingue a esta historia es la confirmación de que los babuinos del estudio interactúan y prestan más auxilio a sus hijos biológicos. Efectivamente, los babuinos más jóvenes se asociababan más con sus padres que con los demás machos, especialmente a la hora de comer y recolectar. También se ha visto que los hijos buscaban a sus padres preferentemente cuando la madre estaba ausente o cuando estaban presentes otros machos, sugiriendo que la presencia del padre desempeña un papel protector (en algunas “sociedades” de babuinos el infanticidio cometido por los machos alcanza al 30% de los jóvenes). También es constatable que los machos cuidadores no eran “alfas” sino en general machos subordinados.

En la discusión, los autores subrayan la implicación de que “los padres y sus descendientes a menudo son capaces de reconocer su relación genética, apoyando hallazgos previos sobre sociedades promiscuas de primates”. Sin embargo, se desconoce el mecanismo por el que se produce este reconocimiento. Si los padres babuinos son capaces de reconocer a sus descendientes incluso en sociedades de primates muy promiscuas y con una elevada competencia intrasexual, cabe preguntarse si esta conducta no es extrapoblable a primates evolutivamente más próximos a los humanos, naturalmente menos promiscuas, y todavía menos competitivas. ¿Existe realmente la “incertidumbre paterna”?

Imagen: Wikimedia Commons


Referencia: Huchard, E. (2013) Paternal effects on access to resources in a promiscuous primate society. Behavioral Ecology 24 (1):229-236.doi: 10.1093/beheco/ars158