29/1/2013

Crímenes violentos y desórdenes de personalidad

Los crímenes violentos no se distribuyen uniformemente en una población, sin tener en cuenta los tipos de personalidad e incluso la inteligencia general. En promedio, los criminales son técnicamente menos inteligentes que la población en general (ver en especial The bell curve, de Herrnstein y Murray, 1994) y también parecen tener más desórdenes de personalidad, según un trabajo de Michael H. Stone (PDF), del colegio de médicos y cirujanos de Columbia, Nueva York (2007). El estudio se basó en el análisis de cientos de biografías de culpables de asesinatos, secuestros o violaciones.

Segun Stone, una forma de entender los desórdenes de personalidad es verlas como “disposiciones habituales hacia el mundo interpersonal que limitan las opciones para relacionarse en situaciones estresantes, lo cual disminuye la capacidad de adaptación”. Desde esta perspectiva, las conductas violentas que terminan en la cárcel pueden representar “opciones desesperadas” para personalidades problemáticas.

Casi todos los criminales violentos padecen de hecho desórdenes de personalidad. Los tipos de desórdenes abarcan desde casos relativamente infrecuentes de autistas con fallos en la empatía como Seung-Hi Cho, el estudiante de 23 años que asesinó a 31 estudiantes en un instituto de Virgina en 2007, o Adam Lanza, el adolescente autista de Newtown, EE.UU, autor de la última masacre por parte de un asesino solitario, a psicópatas y personas con desórdenes narcisistas que cometen crímenes mucho más rutinariamente.

Los crímenes violentos pueden asociarse con prácticamente todos los tipos de desórdenes de personalidad, con la posible excepción del desorden de ansiedad. Sin embargo, algunos tipos de desórdenes son particularmente familiares en el perfil de los criminales violentos: “además del desorden de personalidad narcisista y los rasgos subsecuentes, que subyacen a casi todos los tipos de crímenes violentos, los tipos antisociales, psicopáticos, sádicos, paranoicos y explosivos-irritables son particularmente comunes”. Mientras que los psicópatas constituyen sobre el 1% de la población general, constituyen entre el 10 y el 30% de la población encarcelada, y se calcula que son responsables del 50% de los crímenes serios. Entre los homicidas sexuales, el 90% son también psicópatas. Es más, la personalidad psicopática parece que supone un problema añadido para la rehabilitación, dado que las personas con largas trayectorias vitales antisociales, pero que no son psicópatas, tienen muchas más probabilidades de redención social y personal.



ResearchBlogging.org Stone, M. (2007). Violent crimes and their relationship to personality disorders Personality and Mental Health, 1 (2), 138-153 DOI: 10.1002/pmh.18